AYYYY… MI TRABAJO
Bueno… pues aquí estamos de nuevo… Ganas tenía ya de volver a escribir, la verdad. Buscaba inspiración y actualidad y la verdad todo lo que nos rodea tanto en información como en sociedad es más de los mismo: Los ladrones, los desalmados, la falta de dinero, el paro, el gran hermano vip y los sueldos desorbitados (increíble) , la monjita tertuliana de política (esto me alucina), las elecciones (cada vez me interesan menos)… Y yo a lo mio: a cantar, a cuidar y buscar oportunidades de mejora y felicidad.
Pues en esa estamos. Una vez superada la cuesta de Enero y empezando casi la cuesta de febrero… Porque existe cuesta de febrero también, no nos escapamos, lo que pasa es que es un poquito mas corta… imagino que estaréis ya con los preparativos de semana santa, feria y todo lo que se nos viene encima, verdad? (hablo de los que vivimos en esta bendita ciudad, claro). Pues a por ello y con ganas, por favor. Que para ser feliz siempre hay creatividad y reaños.

Yo hoy quisiera hablaros de mi trabajo y de la concepción externa que se tiene de él. Porque es para escribir un “best seller”. Pero mi ánimo, como ya sabéis, siempre es el de exteriorizar y dejar constancia de que todo tiene margen de mejora y dignificar el hecho de que soy y somos, los que nos dedicamos a esto, personas que ocupan su tiempo en hacer felices a los demás con nuestras voces, nuestros músicos y nuestros repertorios. Ese es nuestro éxito. El de emocionar de cualquiera de las maneras que sepamos comunicar a los que vienen a vernos. Pero siempre sin perder el punto de vista del Arte. Porque nos dedicamos a ello, claro está.

Me gustaría empezar diciendo que en este principio de año me han ocurrido, cuanto menos, cosas excepcionalmente curiosas que antes nunca me habían pasado. Recuerdo en mis principios que ir a cantar a cualquier lado de España consistía en ir a cantar y punto. Preocuparse por la maleta, el viaje y que el equipo de sonido fuera bueno para cantar. Y con eso bastaba. Recuerdo en la presentación de mi primer disco en Madrid, en Pacha en calle Barceló, que era época donde no todos teníamos móviles, así que imaginaros, se fletaros autobuses desde Sevilla para ir a vernos, en un aforo de 900 personas, se quedaron fuera mas de 200 sin entradas… una maravilla. Recuerdo las fiestas para Osborne (cuando apareció Red Bull) en Puerto de Santa María o Sotogrande, por todo lo grande y lleno de gente siempre. Claro, hablo de época de bonanza y donde la gente consideraba que cantar era un espacio reservado para los que sabían y querían dedicarse a eso. Por desgracia, de los de mi quinta, ya no quedan todos y algunos han tenido que volver ya que las necesidades aprietan. Otros, con diferentes ocupaciones dentro de nuestro trabajo, hemos ido manteniéndonos y siguiendo como buenamente hemos podido. Ahora dependemos de muchos factores. De la climatología, de si hace calor pa cantar en un lugar cerrado, o si hace frio porque la gente no sale. Dependemos de que el equipo de la ciudad gane o pierda para seguir celebrándolo. Dependemos de los horarios de visitas de las parejas separadas, ya que los Domingos a las 20’00 se devuelven a los niños. Dependemos de los finales de mes y de cuando se cobra la nómina… Antes esto no era así, claro está. Por el simple hecho que no había tanta gente cantando y que ir a un bar o una fiesta donde hubiese un grupo tocando era un motivo de no depender de nada. Ahora como somos 1568 grupos cantando en nuestra ciudad pues, como todo, cuando tienes mucho no valoras lo que hacen pocos. Y para colmo, que me he enterado esta semana, hay grupos que van sin cobrar a los sitios!!! Gente que se hace llamar “grupo de flamenquito”… INCREIBLE. Asi qué sucede? Que aunque tu seas “Jamón de Joselito” cantando y provocando momentos de Arte, siempre te van a tratar como “Jamón del Mercadona”. Porque hay un “Mortadela con Aceitunas” que va gratis o por cantidades de las de no salir de la mesa de camilla. Qué sucede? Mercado Reventado. Ley de la oferta y la demanda destrozada. Infravaloración del Arte de la animación. “To el mundo es güeno”, no? Pues permitidme que os diga y que piense que algo no se está haciendo bien. Tanto por nosotros como por parte de los contratantes. Es decir, ofrecemos Chopped y se consume Chopped, para ser mas descriptivo. Con lo bueno que está el “Jamon de Bellota”. Yo intento en mi vida aspirar a la excelencia en cualquier aspecto cotidiano que me asalte. Estoy malo? Intento ir a un Médico no a un curandero. Necesito que me hagan las cuentas? Voy al mejor economista no a un usurero de esquinas. Quiero carne buena y fresca? Voy a un carnicero no a un mercado sin licencias sanitarias… Qué quiero decir con esto? Que depende de vosotros también de ser consecuentes con lo que contratáis. Que no todos somos profesionales y que no todos vamos con músicos profesionales y que no todos sabemos cómo animar una fiesta y guardar la compostura. Que esto es un trabajo y no un posicionamiento social o una tapadera para aspirar a relaciones personales y privadas inalcanzables desde otro sector profesional. Yo canto para emocionar y alegrar a las personas. Yo canto para ganarme la vida y procurar una vida normal para los mios. Yo canto hacer historia, Amigos. Que cuando me tenga que ir la gente diga que “vaya cómo cantaba el cabrón”. Y siempre desde el respeto mas profundo a todos, los que fueron y los vienen. Pero, desde mi humildad y conocimiento, permitidme decir que no respeto a esas personas que están deteriorando el estado artístico de nuestra bendita ciudad. A esos ni el pan ni la sal, ni el oro ni el moro, ni el beneficio de la duda.

Animo a los señores empresarios y a las personas que quieran hacer fiestas a contratar a profesionales para el momento dela fiesta. Nosotros nos preocupamos por la climatología, porque el equipo de la ciudad haya ganado y por los regímenes de visitas de las personas separadas. No es tan difícil.

Querido Amigo del “Flamenkito”. Me da igual tu estética y tu aspiración. Me da igual que las cuerdas de tu guitarra no hayan sido cambiadas hace meses. Me da igual que cuando te enteres donde voy a cantar yo tu te ofrezcas por menos de la mitad de lo que yo cobro, por lo cual me dan igual tus cuentas. No me da igual tu familia y tu bienestar. No me da igual tu nevera, ni tus facturas. Por eso mismo te pido que seas digno y no te de igual los que si somos profesionales de esto e intenta ganarte la vida, como mínimo, respetando a la profesión y valorándola. Por trabajar se cobra, aquí y en Indonesia. No arrugues este papel que tan bien está escrito por los que estuvieron y disfrutaron, por los que estamos y saben disfrutar, y por los que nos pasaran como una moto. Porque no te quepa la menor duda que no estarás cantando mucho más tiempo del que te valoren. La gente no es tonta y la “mortadela” al final pica y se pone verde en la nevera. Abre tu armario y mira cuál es el abrigo más antiguo que tienes. A que es el de Marca que no se ha roto y que te trae recuerdos maravillosos. El de Carrefour que te compraste ya está regalado o en la basura. Apúntalo. Apuntémoslo.

· “En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”. Mahatma Gandhi
· “Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda”. Martin Luther King
· “Es difícil hacer a un hombre miserable mientras sienta que es digno de sí mismo”. Abraham Lincoln
· “Un hombre tiene que tener siempre el nivel de la dignidad por encima del nivel del miedo”. Eduardo Chillida
Esta gente algo de historia dejaron tras sus espalda. No entiendo cómo te apuntas a deteriorar la nuestra. Allá cada uno con su estrategia. La mia es simple. Ser y hacer feliz con dignidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *