SABES QUE TE QUIERO, VERDAD?
Hablemos de ti, Princesa.

Hablemos de los 3285 soles que te alumbran y de cada una de sus lunas.
Hablemos de la esencia y el estado puro de nuestras miradas. Hablemos de tus dientes en corrección, de tu risas llenas de oxígeno, de esos pies con plantillas, de tu pelo de oro que no sé peinar, de tus ojos indescriptibles y llenos de ganas de descubrir… Hablemos de tus curvas de mujer que se avecina, hablemos de tus preguntas inteligentes, de tu “trabajera” que a veces pesa un quintal, de tus notables y sobresalientes y de ese cuatro en dictado, hablemos de ese “polvo de mariposas” en tu voz… Hablemos de todo lo que quieras y mucho más, aquí estoy.

Al estar estando y no pululando con indiferencia, reservando huecos ineludibles para beberte, aprenderte y ocuparte, he conseguido ser mejor, sin duda. Porque tu ciencia hace mayor cualquiera de mis actos. Porque empujas, fabricas y das ese ánimo indispensable para vivir dejando huella. No sé como decirte que la realidad de todo lo que amuebla mi vida ordinaria pública y privada tiene tu peso. Y tu cantidad es infinita, cariño. Porque no son 9 años, no. Es tu vida entera que he vivido y que se presenta como algo auténticamente fascinante. Pretendo ser y estar y no parecer como bien dice tu medida mayor. Porque no quiero perderme ni uno solo de tus pasos. Porque son firmes y directos y amables y con gusto y con ánimo y educados… Porque son pasos de un proyecto perfecto de mujer valiente y sin maldad. Porque un día se apostó a ganador y apareciste para vencer cualquier planteamiento imaginado. Porque el amor todo lo puede y tu eres su significado.

En estos tiempos que corren vengo pisando todo lo fuerte que sé para intentar darte la totalidad de las cosas que alcanzan mis manos y procurando hacerte entender que lo maravilloso de la grandeza de lo material debe ser compartido en mil partes. Y la sensibilidad es un mundo aparte a fortalecer y a entender porque ni todo es como tu quieres ni todo será como queremos. Por eso estamos contigo a tan poco a distancia. Para que entiendas, desde nuestra experiencia, y asÍ puedas descubrir mas adelante por ti misma, que lo que se forja a base de Amor, dedicación y entrega es lo que te quedará para siempre en tu corazón. Y tu corazón es tan bonito, mi vida, que lo que procuramos es que sea fuerte, gigante, generoso y la armadura ideal para tus actos y el mundanal ruido que hay fuera de casa.

No existen los fantasmas, cariño. Ni Maléficas, ni Cruelas, ya lo has comprobado. Y el miedo se vence con pundonor y apretando los dientes, ya lo sabes. Pero si existe la vergüenza, el decoro, la inocencia y la gratitud. Y eso intentaremos conjugarlo a medida que se vayan presentando las ocasiones. Para eso, tu medida mayor y tu guardián, estamos y estaremos siempre a la pequeña oportunidad que nos necesites. Porque estar para ti es siempre un motivo de inmensa felicidad.

3285 dias, Amor. Y por mas días que pasen eres y serás ese despertar inigualable, esas ganas de disfrutar la vida y ese cerrar de ojos que coincide con la consecución de un día irrepetíblemente maravilloso. Sabes que te quiero, verdad? “Y yo también, Papá”…. Qué verdad más sincera y qué bonito suena que crecen hasta las flores.

Felicidades, Hija. Siempre para ti, mi ocho tumbado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *